Paseo de los tristes

Lo terrible no es la calle sola,
el andén como un reto,
los trenes que perdimos,
lo terrible no es ni siquiera el dolor,
lo que duele terribe y zarandea
es que ya sólo queda
recurrir a la vida por tus propios ojos
que son una distancia casi absurda,
que son un túnel negro de esperanza.

Javier Egea

Share