Día de Muertos

La muerte es tan ostentosa
que hasta se pone sombrero;
pa lucirlo por la calle
cuando se va de paseo.
Con sus cejas arregladas
y su estola sobre el hombro;
se para por las esquinas
para arreglarse los ojos.
Lleva vestido de flores
y collar anaranjado;
y le sobra cinturón
aunque lo lleve apretado.
Y sin poder evitarlo
se le ven todos los huesos;
porque es en la pasarela:
¡Ella! La diva del tiempo.

Julie Sopetrán